Que si el sol es demasiado fuerte, que si al día le faltan horas… ¡Déjate de excusas! Si quieres mantener un estado de forma o seguir mejorando como corredor, no hay otra que entrenar. Y si el calor es tu enemigo, una buena manera de minimizarlo es entrenar de noche.

Si eres de los que piensa que el ocaso es para vampiros y hombres lobo; debes saber que la especie runner también frecuenta las calles bajo las estrellas. Pero si nunca has corrido sin luz solar, toma nota de algunos consejos que pueden ayudarte en esta transición:

  • Si no lo tienes, compra un frontal. Si vas a entrenar en zonas bien iluminadas, quizá no te haga falta, pero si sabes que acabarás metido en algún camino algo apartado de la civilización, esta herramienta es más que fundamental. Correr con frontal implica cierta práctica, ya que las primeras veces puede que acabes algo mareado por el vaivén de la luz. ¡Tranqui, te acabarás adaptando!
  • Multiplica tus sentidos. La falta de visión te obligará a estar mucho más atento tanto visualmente como auditivamente. Por la noche los ruidos se multiplican y todo cambia. Las distancias no se aprecian tanto, el suelo se pisa distinto, las piedras “parecen” más altas… En definitiva, no te metas el primer día por caminos que no conozcas mucho o acabarás en el suelo.
  • Hidrátate como debes. Aunque parezca que sin sol no se suda tanto, la deshidratación y la noche no son antónimos. Bebe cuando toca y lo que toca y no te dejes engañar por la ausencia de sudor.
  • Haz que te vean. La ropa es un elemento básico para entrenar por la noche. Es importante usar una vestimenta reflectante que te permita ser visible, sobre todo si corres por zonas transitadas. Por la noce, los runners NO debemos ser pardos.
  • Comparte tu ubicación. Antes de empezar tu entreno, cuenta tu recorrido a otra persona. Es muy importante hacerlo, ya que en caso de perdida, resbalón o caída, sabrán dónde irte a buscar.

Son solo algunos consejos para que puedas disfrutar del running en verano. Seguro que tú tienes muchos más y, si no los tienes, ya sabes cómo empezar 😉

Fuente: www.runopinion.com